Hice un detox por 5 días y esto me pasó

La semana pasada hice algo que no  había hecho nunca: un cleanse/detox, que me sorprendió a mi misma. Todo empezó gracias a DeRose Method, el centro de formación al que he estado asistiendo desde hace dos meses para aprender técnicas que en general mejoran tu calidad de vida.

En DeRose se hacen limpiezas o detox cada comienzo de temporada y para la de invierno me invitaron a hacerla. Esta es una actividad grupal, cosa que creéanme, lo hace todo mucho más fácil. Al hacerlo en grupo te sientes más apoyada y mis profesores de DeRose nos ofrecieron coordinación y motivación desde el primer día.

¿Cómo funciona?

Lo primero que tienes que saber es que un detox o cleanse (limpieza) no es una dieta para bajar de peso, es un proceso que se hace para desintoxicar el organismo de toxinas y otros elementos que nos hacen retener líquido y tener una mala digestión. Este se hizo especialmente después de las festividades de diciembre por obvias razones.

Son cinco días que se desglosan de la siguiente manera:

1er día: Frutas, legumbres y verduras

2do día: Frutas y verduras

3er día: Frutas

4 día: Frutas y verduras

5to día: Frutas, legumbres y verduras

Se hace de esta manera para que el organismo se vaya desacostumbrando poco a poco a la dieta pesada que a diario le metemos. Se puede comer frutos secos (incluido en el grupo de las frutas). Y se recomienda tomar mucha agua. No se puede tomar té o café, o aunque en mi caso hice la excepción de tomar solo una taza de café negro en la mañana, porque no puedo vivir sin el.

¿Cómo me fue?

De entrada les cuento que me sentí genial. Pensé en algún momento que iba a pasar mucha hambre o me iba a dar ansiedad, pero la verdad es que desde el primer momento me sentí muy motivada y con una fuerza de voluntad mayor a mis deseos de comer harinas o alimenos procesados. Esta vez, sentía que mi cuerpo me lo estaba ni siquiera pidiendo sino exigiendo. Comí tanto durante diciembre que me sentía super inflamada y con mucha retención de líquido. Necesitaba darle ese break a mi cuerpo.

Lo que me sirvió mucho fue irme el domingo (un día antes de empezar el detox) al super mercado y comprar todas las furtas y verduras que iba a utilizar durante esos cinco días. Me fui con lista en mano y con una idea en mi cabeza de las recetas que podía preparar para cada día.

Empezó el lunes y cero ansiedad, pasé el día tranquila, con mucha determinación. Durante esa semana se recomienda al menos ir a tres sesiones de yoga en DeRose, así que el martes fue mi primera sesión y me sentí super bien, con la comida también me sentí saciada. Llegó el miércoles y ese día si les confieso que desperté con un poquito de dolor de cabeza. Al hablarlo con mi coach Camila, me dijo que es normal que nos sintamos así porque es la manera que tiene el cuerpo de exteriorizar el cambio de alimentación que estamos realizando.Por suerte el dolor se me quitó rápido.

El miércoles debía ser el “peor” día, porque pasas todo el día comienzo solo frutas. Sin embargo, y asombrosamente no fue el caso para mí. Aparte de ese molesto dolor de cabeza, el resto del día fue bastante relajado y pude superarlo sin mucha complicación. El jueves ya se podía comer verduras y en menos de lo que esperaba, ya estábamos a un día de superar el reto. El apoyo y el continúo monitoreo de Cami fue decisivo para que todos lo superaramos en grupo. Sin embargo, ese fue el día en que me comencé a sentir un poco ansiosa.

Ya el viernes, la ansiedad fue creciendo más. Tuve que controlarme y recordarme a mi misma todo el esfuerzo puesto en la semana para no arruinarlo el último día. Y puedo decir con satisfacción que lo cumplí con éxito, sin trampas y asistiendo a mis tres sesiones de yoga. Esto me ha hecho muy feliz, porque ademas de sentirme evidentemente mejor con mi digestión, me enseñó una fuerza de voluntad propia que muchas veces menosprecio. También me mostró lo importante de tomar decisiones inteligentes a la hora de darle a tu cuerpo la comida de calidad que se merece.

El sábado ya se podía comer “normal” pero lo esencial de esta limpieza o detox va más allá de esos cinco días de descontaminación. Es el cambio de conciencia y la lección que aprendes al entender que tu cuerpo solo merece lo mejor y que consumiendo lo mejor se siente vigoroso y feliz, como es su verdadero propósito de ser.

Gracias a Cami y a John, a todo el grupo de DeRose que lo hizo conmigo, a mi amiga Vane y a mi esposo que me dio apoyo moral. A todos gracias. Seguimos.

Leyenda de fotos: Muestra de una sopita de auyama (squash) que me hice para el detox y la torta de rasperry que hizo Cami el jueves (sin sal, sin azúcar, solo frutas).

Follow:
Share:

Leave a Reply

%d bloggers like this: