SOBRE MI EXPERIENCIA AL DECIDIR TENER MI PROPIO NEGOCIO

Hoy por primera vez, y gracias a un tweet que corregía en la grilla de uno de mis clientes, me di cuenta que jamás he escrito sobre mi experiencia como emprendedora, y cómo logré dar ese gran salto hacia tener mi propio negocio. Un salto que definitivamente muchos no se atreven a dar.
 
La frase que me motivó a escribir es esta: “Starting and running your own business is one of the hardest things you can ever do. Make sure you’re ready for the challenge #Entrepreneurship”(créditos para mi community manager Gaby Ocanto by the way). Luego de leerla me pregunté, ¿de verdad fue tan difícil así?”.
Debo confesar que la decisión la tomé de manera muy radical y segura, no se si hasta impulsivamente, pero el hecho es que me sentía con el poder de un niño. En estos días escuché que los niños hacen lo que quieren porque no le temen a las consecuencias, porque desconocen que habrá consecuencias. Creo que cuando decidí tener mi propio negocio, actué con mi más profundo sentimiento de niñez. No pensé jamás en las consecuencias, lo único que pensaba era en lo mucho que quería hacerlo y en lo mucho que lo merecía.
Quizás sea esa “sensación” de merecimiento, como diría Mia Astral, la que me hizo arriesgarlo todo y sentir, desde el principio, que estaba haciendo lo correcto. Por supuesto, uno nunca sabe realmente a lo que se va a enfrentar. Te lo puede decir todo el mundo, pero jamás sabrás lo que significa tener tu propia empresa hasta que la tengas. Y ahí es cuando comienza el aprendizaje fuerte. Porque habrá drama, sí, mucho, habrán momentos en los que te preguntes si estás haciendo lo correcto. Muy pocos, en mi caso, y solo motivados por la difícil situación que vive mi país. De resto, creo que viviendo en un país estable económicamente, no se me pasaría por la mente poner en duda el tener mi propia agencia.
Me ha tocado muy fuerte, y en el camino se ha quedado gente, gente que quiso acompañarme, gente que quizás nunca quiso acompañarme, gente que se esforzó mucho pero luego claudicó. Yo jamás me he rendido, y eso es algo que me hace sentir muy orgullosa de mi misma, y debo decir que esta agencia, es una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida y tenerla ha sido una de las mejores decisiones que he podido tomar.
Me llaman “emprendedora” y a veces me cuesta creerlo, me cuesta creer que lo sea de verdad. Pero siento una gran pasión por lo que hago, y todo ha valido la pena hasta hoy. Después de dos años y medio, puedo decir que los gustos y los disgustos han valido la pena, y que no me arrepiento ni un segundo de hoy ser la feliz directora de Margarita Social Media (MSM Agency) un proyecto que empezó siendo sueño y hoy es una gran realidad. Es de lo que vivo, es lo que amo y es a lo que le seguiré apostando por muchísimos años más, si Dios me lo permite. Amén.
 
“To be successful, you have to have your heart in your business, and your business in your heart.” Thomas J. Watson 
Follow: